24.01.2018

Muvin y las Eléctricas - PARTE I

Bicicletas con asistencia eléctrica... ¡Están llegando, abran paso!


Desde los inicios de Mµvin, la bicicleta con asistencia eléctrica ha sido uno de los productos centrales que buscábamos tener en nuestra propuesta. Durante varios años nos dedicamos a estudiar el mercado; las marcas existentes y las nuevas que surgían, los sistemas disponibles, los que dejaban de existir y los que se creaban; cuáles funcionaban y cuáles no, las tendencias no solo a nivel producto, sino también de normativa, legislación y uso en las ciudades.

Analizamos mucha información, la procesamos y analizamos durante mucho tiempo hasta que finalmente el momento de contar con ellas se está volviendo una realidad. 

Antes que nada, debemos reconocer que nos tomó un largo tiempo, quizás mucho más del que hubiéramos querido, el llegar a este momento. Siempre entendimos que sería parte importante de nuestra propuesta, y así como tal, debíamos tomarnos muy en serio a qué apuntar. Eso nos llevó a sentirnos mareados y confundidos en muchas situaciones; en los últimos años de la industria de los vehículos eléctricos livianos, ha habido una cantidad asombrosa de marcas, productos, sistemas y jugadores en los, que a cualquiera le hubiera resultado difícil seguir el ritmo y en el caso de apostar a una marca o propuesta, no errarle en el mediano/largo plazo. Era necesario, de nuestro lado, estar seguros de contar con los elementos básicos que priorizamos cada vez que elegimos trabajar con una marca nueva; entre ellos, contar con un servicio de posventa serio, ofrecer a nuestros clientes repuestos y seguimiento de los productos, entre otros. Esto fue en gran parte un gran desafío porque era necesario desarrollar por nuestra parte y casi desde cero este soporte; las marcas que se posicionaban y considerábamos una apuesta segura no tenían presencia en Sudámerica, y eso nos generaba una inquietud importante para atender los productos de la manera en que nos gusta y consideramos necesario. Por otro lado, cuestiones de certificación y homologación de los productos, y hasta de normativa para circular en las ciudades, nos forzaban a estar en una zona 'gris', lo cual nos resultaba otro gran impedimento para poder dar forma a esta nueva unidad dentro de Mµvin dedicado a Movilidad Eléctrica. Todo era muy experimental en todo sentido; inclusive en países con mayor desarrollo de este tipo de productos, con lo cual en nuestro territorio todavía la incertidumbre era aún mayor. Aún con buenas intenciones, y productos de calidad aceptable, faltaba siempre algo más. Hasta ahora.

Nos gustaría contarte un poco más acerca de este mundo de productos así que haremos dos entregas. Esperamos que esta primera parte te resulte interesante e informativa para conocer mejor acerca de estos productos que vas a ver cada vez más en Mµvin!

Ahora, ¿Qué es una bicicleta eléctrica?

Una bicicleta eléctrica es un vehículo que cuenta, además de los componentes tradicionales de una bicicleta, con ciertos componentes esenciales como ser: (a) un motor eléctrico, (b) una batería, y (c) un controlador electrónico.

Ahora bien, estos vehículos han pasado por una gran metamorfosis hasta llegar a los sistemas actuales. Hace un par de años una clasificación básica los dividía en:

(a) Pedelecs: Bicicletas en las cuales es necesario pedalear para obtener la asistencia eléctrica del motor
(b) Las demás: Bicicletas con asistencia eléctrica que podían contar con un acelerador.

Diferentes países adoptaron, algunas más temprano que otras, diferentes regulaciones respecto a ellas; por ejemplo, la mayoría de las ciudades de Estados Unidos que legislaban el uso de estos vehículos permitían el uso de aceleradores, potencias de motor muy elevadas o sencillamente no controladas. Esto derivó en muchos casos (como es actualmente el caso de ciudades como Nueva York), en que se generen ciertos problemas respecto a su uso; estos vehículos se movilizaban como si fueran motocicletas (por ejemplo, alcanzaban grandes velocidades) y cuando su uso se masificó, empezaron los problemas. Otras ciudades, mayormente europeas, regulaban tanto (a) la velocidad máxima de asistencia eléctrica del motor, (b) la potencia máxima del motor, (c) la obligación de ser una asistencia al pedaleo, y no contar con un acelerador manual que pudiera accionarse sin que los pedales estén en movimiento. Desde ya que pasaron varios años, se adoptaron diferentes criterios, pero podemos decir que hoy en día a nivel general, las ciudades adoptaron la interpretación 'europea' de las bicicletas eléctricas, cuyo término corriente más utilizando actualmente es EPAC (Electric Pedal Assisted Cycle). También cabe destacar que en ciertos países existen normativas que contemplan el uso de vehículos que exceden esas limitaciones, pero en esos casos por lo general cuentan con requerimientos extra; por ejemplo, la necesidad de patente, o seguro de responsabilidad civil, o la obligatoriedad de elementos de seguridad adicionales a una bicicleta convencional, como espejos retrovisores.


¡En nuestro próximo post hablaremos más en detalle acerca de las especificaciones técnicas de los modelos y de la normativa!
MÁS ANTIGUO